Fascitis plantar

¿Sientes dolor al caminar? ¿Tienes problemas para poner el pie en el suelo normalmente? La fascitis plantar es una de las patologías podológicas que pueden provocar estos síntomas, al igual que el espolón calcáneo. Ambos trastornos están estrechamente ligados, por lo que merece la pena que conozcas sus características y tratamientos.

¿Qué es la fascitis plantar?

Se trata de una de las causas más habituales de dolor e inflamación en la zona del talón y la planta del pie.

La fascia plantar es la estructura plana que va del hueso del talón a los dedos y se extiende a medida que damos pasos. Cuando su ligamento fibroso se inflama, produce un desgarro en el tejido. Esto es la causa del dolor, que cada paciente puede experimentar de manera diferente: sensación de caminar sobre cristales, sobre fuego…

Fascitis plantar versus espolon calcáneo

Ambos problemas podológicos están estrechamente relacionados, pero se diferencian por la fuente de dolor. La primera se siente sobre todo en el arco plantar y el talón, mientras que los espolones calcáneos centran el dolor únicamente en el talón.

La fascitis plantar y su tratamiento

Si padeces de fascitis plantar el tratamiento es aconsejable que lo inicies pronto, recomendándote visitar un fisioterapeuta. Este profesional te planteará un tratamiento personalizado, teniendo en cuenta las características concretas de tu caso.

Con la fisioterapia, conseguirás reducir el dolor provocado por esta patología. También corregirás la postura y la manera de apoyar el pie en el suelo, una de las principales causas de esta alteración del pie.

Igualmente, el fisioterapeuta te indicará ejercicios que puedes hacer para tonificar la musculatura y dar flexibilidad a los músculos acortados o en tensión.

Asimismo, te dará pautas para prevenir y controlar una posible reaparición de esta enfermedad.

La importancia de la relajación

Estamos hablando de un problema que no es fácil de tratar, pero es importante que aprendas a relajarte para que el proceso vaya evolucionando de manera correcta. Para ello, es esencial hacer ejercicios de estiramientos y con frío.

Especialmente recomendable es usar una botella congelada envuelta en un paño de algodón y poner el pie encima, haciéndola rodar lentamente. Esta presión alivia el dolor y además produce una sensación muy agradable gracias al efecto del frío.

Uso de plantillas

Las plantillas son también un tratamiento adecuado. Es recomendable que visites al especialista ortopédico para que valore tu caso y te recomiende cómo abordar la fascitis plantar y las plantillas más adecuadas para ayudarte a caminar bien y desinflamar la zona.

Igualmente, el espolon calcáneo y su tratamiento pasan por el uso de este tipo de ortopedia, que se diseña de manera especial para evitar que la presión del pie en el suelo te resulte excesivamente dolorosa al caminar.

Ponte ya en manos de un buen especialista si tienes problemas de fascitis plantar.

Recommended Posts