Neuromodulación

El estilo de vida sedentario está provocando que el dolor de espalda sea una de las principales dolencias de la sociedad, al día de hoy. Si no le pones remedio a tiempo, esto puede degenerar en algo crónico que no te permita disfrutar de una vida normal.

Por suerte, los tratamientos contra este mal han avanzado lo suficiente como para ponerle fin de una manera relativamente sencilla, y una de estas técnicas es la denominada neuromodulación.

Cómo actúa un electroestimulador muscular

La neuromodulación es un tratamiento efectivo contra el dolor que se administra mediante un electroestimulador muscular o con ciertos medicamentos que actúan en los nervios para relajarlos. Se trata de un término genérico que abarca dos tipos de tratamientos.

Actúan en una gran variedad de enfermedades y síntomas, entre los que se incluyen: dolor de espalda crónico, dolor de cabeza, dolor de cadera e, incluso, daño en la médula espinal.

Por una parte, te pueden tratar mediante señales eléctricas que el fisioterapeuta, a través de una máquina, envía a tu cerebro, médula espinal o nervios. Se trata de un método muy efectivo a corto plazo y que da pocas complicaciones.

Por otra parte, si tienes un síndrome grave del dolor, tu médico puede ponerte medicina implantada, se trata del último recurso en el tratamiento del dolor, aunque no hay que utilizar grandes dosis de medicamento, ya que se administra directamente en el área en que lo necesitas.

La neuromodulación se considera un tratamiento muy seguro, sobre todo porque tanto la instalación del equipo como la monitorización son procedimientos mínimamente invasivos. De hecho, si recurres a esta técnica es porque ya has probado otros tratamientos más conservadores, con mínimo o nulo resultado.

Gracias a los avances tecnológicos, las complicaciones relacionadas con los dispositivos cada vez son menores. Además, los profesionales se siguen formando para mejorar sus habilidades frente a esta técnica y que los pacientes se sientan cada vez más aliviados de sus dolencias.

En conclusión, las técnicas de la fisioterapia han ido avanzando con el tiempo, tanto en lo relativo a la tecnología como en las habilidades de los profesionales. Ello obedece a un doble objetivo: aliviar todo tipo de dolores en los pacientes y ser lo menos invasivos posible.

Para los casos más graves o más duraderos en el tiempo, se han desarrollado técnicas como la neuromodulación, que está dando interesantes resultados y cuya tecnología se sigue mejorando constantemente.

El dolor de espalda es cada vez más común en una población que pasa muchas horas sentada debido a su trabajo o su estilo de vida. Si es tu caso, sabrás de lo que te hablamos y ya sabes que puedes recurrir a un fisioterapeuta para que te alivie.

Recommended Posts