Lumbalgia

El lumbago o dolor de espalda en cualquiera de sus acepciones es una de las molestias más habituales que padecemos todos, y una de las que más nos invalida en nuestra cotidianeidad. Por ello, si no quieres perder calidad de vida, es importante que trates cualquier mínimo síntoma antes de que la situación empeore.

¿Qué es la lumbalgia?

Esta patología, también conocida como lumbago, es una de las que origina más molestias. Aunque existen numerosos tratamientos médicos especialmente formulados para revertirla, es importante acudir a un fisioterapeuta especializado para superar el dolor sin efectos secundarios relevantes.

Se conoce como lumbalgia al dolor en la parte de la espalda donde se encuentran las vértebras lumbares. Las principales causas de lumbalgia son el sobreesfuerzo muscular, un impacto o hacer movimientos repetitivos.

Síntomas

Si sufres alguno de estos síntomas, puedes estar padeciendo una lumbalgia. Toma nota:

– Dolor constante en la zona baja de la espalda.

– Respuesta dolorosa a la presión.

– Dolor al moverse la zona, especialmente al caminar.

– Espasmos y contracturas.

El dolor lumbar y su tratamiento

Si te hayas en esta situación y padeces lumbalgia, para evitar que el dolor se convierta en crónico o degenere en una hernia cervical es conveniente que actúes desde el primer síntoma. De lo contrario, la patología se agravará.

Tratamiento para la ciática

Si acudes a un fisioterapeuta, este evaluará tu caso de forma personalizada y establecerá un tratamiento específico para tu dolencia. Lo más habitual es que combine diversas técnicas fisioterapéuticascomo:

– Diatermia capacitiva, que se aplica tanto al lumbago crónico como al agudo. Alivia el dolor y la inflamación muy eficazmente, gracias a que aumenta el calor en la zona y aumenta el riego sanguíneo.

– El tens está pensado para controlar los brotes de dolor y puedes emplearlo en casa.

– Los masajes alivian la presión y el dolor en el punto afectado.

– Los ultrasonidos aprovechan la vibración del sonido para rebajar la inflamación y calmar el dolor en la zona lumbar.

– La radarterapia aplica calor en la zona en la que sientes dolor. Es eficaz, pero has de tener en cuenta que la piel y el tejido graso son las capas que absorben más la energía aplicada.

– Los infrarrojos son una fuente de calor externo, que relajan la musculatura y mitigan el dolor.

Como ves, el dolor lumbar sin tratamiento es una de las patologías más molestas e incapacitantes para nuestro día a día. Buscar ayuda para tratarla lo antes posible te ayudará a sentirte mejor y, sobre todo, a evitar que la patología se agrave y te acabe provocando problemas de salud más severos.

La fisioterapia es una de nuestras mejores aliadas para reducir dolores y conseguir una adecuada calidad de vida ante la aparición del lumbago. ¿A qué esperas para consultar a tu fisioterapeuta las opciones de tratamiento más adecuadas para ti?

Recommended Posts